Breadcrumbs

Regresa a Leer Esto nunca me había pasado…

Inseguridades comunes en los hombres

Todo mundo tiene inseguridades y 'ser hombre' no significa que tienes que negar esas sensaciones: aceptarte a ti mismo es mucho más viril. Abajo siguen algunas de las preocupaciones más comunes.

  1. Tamaño del pene: ¿Demasiado pequeño? ¿Demasiado grande? ¿Que exhibe (se ve grande cuando está blando, pero no crece mucho) o que crece (se ve chico, pero se expande más cuando se excita)? El tamaño del pene puede ocupar mucho más espacio de lo necesario en tu cerebro. La pornografía está obsesionado con el tamaño, pero un pene chico no es ningún obstáculo para el sexo. De hecho, algunos actos sexuales son mucho más fáciles. Solo asegúrate de que tienes un condón que te queda.

  2. Erecciones: Desde las erecciones indeseadas cuando no estás en una situación sexual (o a veces, hasta cuando sí estás) hasta la falta de rigidez cuando ya quieres jugar, las erecciones pueden dar problemas. Una manera simple de mantener tu excitación bajo control, es usar pantalones apretados. Y si el problema es más bien el de mantenerse en posición de firmes, no te preocupes. Puede ser solamente la manera  que utiliza tu cuerpo para decirte que no estás en un buen lugar para tener sexo, o ser simplemente uno de esos inconvenientes de la vida. Una pareja respetuosa no te va a juzgar con mucha severidad, aunque puede necesitar que le asegures que sí te parece atractiva. Desde luego, si llegas a estar preocupado por tener o demasiado o demasiado poco movimiento allá abajo, nunca sientas pena de que te revise un doctor.

  3. Desempeño: Muchos hombres suponen que mientras más dure el sexo, mejor va a ser. En realidad, se trata de calidad, no de cantidad. En lugar de ponerte a pensar en cosas poco sexy para durar tanto tiempo como sea posible, haz que tu pareja esté bien excitada desde antes, y déjate ir durante el sexo (si tienes la tendencia a terminar verdaderamente rápido, pueden ayudarte los condones Durex® Retardante)
El tamaño del pene puede ocupar mucho más espacio de lo necesario en tu cerebro.