Breadcrumbs

Más que un Bromance

Lo Básico del Sexo Gay

No existe ninguna regla de oro en el sexo gay, igual que con el sexo heterosexual. Todo mudo tiene sus propios deseos. Sin embargo, entender lo básico ayuda a asegurar que vas a tener el sexo más satisfactorio de tu vida.

  1. No supongas. Mucha gente automáticamente iguala al sexo gay con el sexo anal, pero no todos los gay lo disfrutan (y por otro lado, a muchas personas heterosexuales sí les gusta). La sexualidad no es una indicación de preferencias sexuales específicas. Siempre pregúntale a tu pareja qué es lo que les gusta en lugar de suponer que le agrada lo mismo que a ti.

  2. Mantente seguro: La transmisión oral de ETS está aumentando, incluyendo la gonorrea y sífilis, así que los condones no son solamente para el sexo anal. Abastécete de condones de sabores como seguridad extra para tener la certeza de que estás bien preparado.

  3. Be sexy: No hay necesidad de que los condones sean aburridos. Prueba a poner uno con la boca, o usa una mano para acariciar los testículos de tu pareja mientras con a otra deslizas el condón en su lugar.

  4. Ten confianza en ti mismo: Los penes varían en tamaño y forma, pero si te comparas con tu pareja, es poco probable que eso lleve a pasarla bien en la cama. No importa si lo tienes más grande o más chico que tu pareja: lo que cuenta es la diversión que puedan tener juntos.

  5. Ten seguridad. Si alguien insiste en montar a pelo, dile que sin guante, no juegas.

  6. Usa lubricante. Excelente para el masaje y los trabajos manuales, el lubricante es también esencial si quieres explorar con juegos anales.

  7. Explora diferentes técnicas. Solamente que algo te guste, no es razón para que a tu pareja también le guste. Prueba diferentes técnicas orales y formas de usar tus manos para darle placer a tu amante.

  8. Mejor aún, mastúrbense uno frente al otro. De esa manera, ambos van a ver lo que disfrutan.

  9. Conoce tus límites. El sexo no es una competencia. Si una pareja es demasiado grande para ti, no te sientas obligado a recibirlo todo.
Dejando a un lado al género, la sexualidad no es una indicación de la preferencia sexual.