Breadcrumbs

Hoy no, mi amor

Manejando diferencias de Líbido

El desequilibrio en líbido es uno de los problemas más comunes que se ven en revistas y sitios web de blogs. Bastante difícil es ya encontrar a alguien con el que seas compatible en un nivel emocional y de estilo de vida. Muchas veces se pasa por alto que los dos también compartan el mismo impulso sexual; pero no necesita ser un problema irreparable.

Las personas desean el sexo por diferentes razones: afecto, validación de ser atractivo y deseable, atención, distracción, alivio del estrés, o simplemente para tener un orgasmo. Ninguna de estas razones es correcta o incorrecta, y de hecho, puede ser que tú quieras sexo por una razón el lunes en la noche, y por otra muy diferente el viernes. Sin embargo, entender por qué quieren el sexo puede hacer que el desequilibrio en líbido sea más fácil de manejar.

Si tu pareja quiere sexo para aliviar el estrés, un masaje puede proporcionar una alternativa que les vaya bien a los dos. Si es más sobre tener un orgasmo, existen muchas maneras de darle placer a un hombre o a una mujer sin involucrar el sexo con penetración. Si el afecto es el objetivo, pasar la velada acurrucándose en el sofá puede satisfacer esa necesidad; y si tiene que ver más con una validación, usa los elogios.

Puede ser fácil que una persona se sienta poco atractiva si su pareja no quiere sexo, pero es más probable que tenga que ver con él o con ella más que contigo. El estrés, la depresión, ciertos medicamentos (tanto legales como ilegales) y un estilo de vida poco saludable, son solamente algunas de las razones por las que alguien puede tener apagado el sexo. Aunque sí es posible que alguien haya dejado de encontrar que su pareja es atractiva, es más fácil que tenga sus propios problemas, y dar apoyo y atenderla puede ser más útil que sentir inseguridad.

Aunque los medios representan a los hombres como hambrientos por sexo y a las mujeres como defensivas, en la realidad es tan probable que los hombres lleguen a momentos en que no estén de humor. La comunicación abierta y la discusión honesta te ayudan a hacer que las diferencias en líbido sean más fáciles de manejar. Si existen problemas radicales, puede ayudar ver a un terapeuta.

Se ha demostrado que la masturbación incrementa el deseo sexual de las personas, así que si sientes que tu deseo sexual decae y no existen otros problemas que resolver, simplemente dedicarte a darte placer a ti mismo o a ti misma con más regularidad, puede ayudar a que tu deseo sexual arranque otra vez.

Muchas personas se encuentran con que pierden interés en el sexo mientras avanza la relación, después de que el impulso inicial de lujuria ha pasado. Sin embargo, existen muchas formas de traer al romance y a la travesura de regreso a tu relación. Y mientras más pronto decidas resolver el problema cuando surge, más pronto es probable que tu vida sexual regrese a su lugar.

La comunicación abierta y la discusión honesta te ayudan a hacer que las diferencias en líbido sean más fáciles de manejar.