Bájate

Para Dar un Oral Excelente

El sexo oral tiende a estar hasta arriba cuando se pregunta a las mujeres sobre las mejores maneras de hacer que se vengan. De tal manera, si perfeccionas tus habilidades orales es probable que tengas a una mujer feliz.

Es esencial que tengas todo bien lubricado. Ten un vaso de agua junto a la cama para que te rehidrates mientras estás en acción, e invierte en un lubricante de sabor. No solamente ayuda a que tus manos se deslicen con suavidad mientras tu lengua explora, sino que agrega algo extra si escoges un lubricante frutal.

La transmisión oral de Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS) (incluyendo a la gonorrea y sífilis) va en aumento, así que usa condones de sabores para el sexo oral, a menos de que ambos se hayan examinado.

Ve besándola hacia abajo por el torso, o hacia arriba por sus muslos, haciéndole que se arquee hacia ti. Al ir aumentando su anticipación, es más probable que su clímax sea mucho más caliente.

Empieza suavemente, y ve aumentando gradualmente la velocidad e intensidad de la succión y los movimientos de la lengua. Cada mujer es diferente. A algunas les gusta rápido, a algunas les gusta lento, unas so súper-sensitivas y otras necesitan mucha estimulación para venirse. Pregúntale a tu pareja lo que le gusta, o si le da pena, observa su lenguaje corporal. Si empuja las caderas hacia ti, es probable que le esté gustando lo que haces...

Mientras más investigues, más probable es que le atines en sus puntos clave. Algunas mujeres descubren que un lado de sus labios menores es más sensible que el otro, así que prueba con los dos para ver si tiene alguna preferencia.

Si no es particularmente sensible a la estimulación del clítoris, presiona ligeramente hacia abajo en su hueso púbico para retraer la cubierta del clítoris (similar al prepucio de un hombre). Esto deja expuesta la punta del clítoris que es hiper-sensitiva; pero empieza muy ligeramente ya que puede causar dolor si te pasas. Es ideal usar la parte de abajo de la lengua, que es mucho más suave que la punta.

Proporcionar un buen sexo oral tiene que ver tanto con las manos como con la boca. Desliza un dedo dentro de su vagina para estimular el punto G mientras le pasas la lengua. Sepárala con los dedos para abrirla. Sostén su clítoris mientras le pasas la lengua, o deja que ella guíe tus movimientos colocando la mano encima de la tuya.

Déjala que sepa cuanto lo estás disfrutando tú también. La mayoría de las mujeres se sienten inseguras con el sexo oral y no hay duda de que si sabe que te gusta su sabor la va a hacer que sienta más confianza, lo que solamente puede traer el resultado de que tengan un sexo mejor para los dos.

Mientras más investigues, más probable es que le atines en sus puntos clave.